viernes, 11 de agosto de 2017

Lo que iba diciendo

El otro día explicaba que padre dejaba sus libros por toda la casa y yo los leía indiscriminadamente.

      Pero entonces descubrí que tenía unos cuantos bajo llave.

      Y la llave en un cenicero de latón.

      Ah, amigo…

      Coge a cualquier muchacha de doce años, solitaria y curiosa, y ponle delante un libro cuyo título contenga la palabra «amante». Yo de números sé lo justo y de probabilidad, nada, pero la probabilidad de que la muchacha solitaria y curiosa devore dicho libro es tan alta como que si es blanco y va en botella, sea leche.

      «El amante de Lady Chatterley» expresa de un modo tan natural y comprensible lo que sucede entre dos personas que se gustan que todavía hoy me emociono y me sorprendo cuando lo releo. Pero no solo habla de eso, trata otras cuestiones universales que a día de hoy me interesan muchísimo más aunque, a la muchacha curiosa de aquel entonces se la traían al pairo.

      Y que yo estaba muy perdida. Padre murió cuando tenía veinticuatro años (o sea, veinticuatro años sola) dado que él tenía un carácter sumamente adusto. Consideraba que cualquier acción más allá de asearse y cultivarse eran futilidades más propias de las bestias. Y yo, claro, procuraba ajustarme a ese principio, no porque fuera el maestro del pueblo si no porque yo quería su aprobación. ¡Cómo no, era mi padre!. Y eso que él nunca me prohibía nada, como cuando iba a misa tres veces al día. (Aprovecho para aclarar que no es lo mismo ir a misa que ser creyente; me refiero a que no necesariamente deban coincidir ambas cosas en una sola persona, como era mi caso). Yo allí comulgaba, rezaba, cantaba… Lo que fuera para expresarme en voz alta ante «un mundo» más basto y receptivo que las paredes de casa. Y si charlar nos acerca a las bestias, por aquel entonces yo debía ser lo más parecido a una mula desbocada.

      Pero yo estaba hablando de «El amante de Lady Chatterley»…

      Todo venía porque antes de leerlo, con doce años, vivía con la certeza de que no quería nada en especial, era una chiquilla apática en ese aspecto. Pero tras leer la novela sentí que sí quería algo, solo que no sabía qué. O sea, de la ignorancia absoluta a la ignorancia relativa. Y fue entonces, cuando padre murió, que supe por fin lo que quería: no quería estar más tiempo sola en esta vida.

      Suena un poco tristón pero no lo es. Sigo otro día.

A cuidarse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario